Agricultura Regenerativa: ¿nuestra mejor opción para enfriar al planeta?


Traducido por: Daniel Suárez Castillo

Publicado originalmente en http://www.localfutures.org/regenerative-agriculture-best-shot-cooling-planet

El asunto se está caldeando. En los 16 meses previos al agosto de 2016, cada mes se registraron nuevos récords de temperatura. Los casquetes de hielo del Ártico se redujeron a un nuevo mínimo el verano pasado, con 1.360.000 kilómetros cuadrados menos de lo normal. Y aparentemente no estamos haciendo mucho para frenarlo: según el profesor Kevin Anderson, uno de los científicos climáticos líderes de Gran Bretaña, ya perdimos nuestra oportunidad de mantener el calentamiento global por debajo del umbral “seguro” de 1,5 grados.

Si queremos estar por debajo del límite de 2 grados, aún tenemos una oportunidad, pero tomará un esfuerzo monumental. Anderson y sus colegas estiman que para poder mantenernos en ese umbral, necesitamos comenzar a reducir nuestras emisiones a un ritmo de 8 a 10% anual desde hoy hasta alcanzar el “cero neto” en el 2050. Si eso no suena lo suficientemente difícil, aquí está el punto clave: las mejoras en eficiencia y tecnologías de energía limpia solo podrán darnos una capacidad de reducir nuestras emisiones en un 4% anual, a lo mucho.

Una de las mayores dudas del siglo XXI es como cubrir esa diferencia, y para eso hay varias propuestas. Una es capturar CO2 que sale de las centrales energéticas, licuarlo y almacenarlo en cámaras profundas en el suelo. Otra propuesta es aplicar en el océano grandes cantidades de Hierro para estimular el crecimiento masivo de algas que podrán absorber así el CO2. Otras propuestas toman diferentes acercamientos como colocar espejos gigantes en el espacio para reflejar los rayos solares o bombear aerosoles a la atmósfera para crear nubes artificiales. Desafortunadamente, en todos los casos, o hay riesgos muy grandes o no tenemos la tecnología aún.

"Desafortunadamente, en todos los casos, o hay riesgos muy grandes o no tenemos la tecnología aún"

Esto nos lleva a un solo desenlace. Pero mientras que los ingenieros se revuelcan por salir con esquemas de gran geoingenieria, deberían estar analizando una solución más simple, aunque menos glamorosa. Tiene que ver con el suelo.

"Tiene que ver con el suelo"

El suelo es el segundo más grande reservorio de carbono en el planeta, precedido de los océanos. Puede retener cuatro veces más carbono que todas las plantas y árboles en el mundo. Pero las actividades humanas, como la deforestación y la agricultura industrial – con el volteo de suelos, monocultivos y uso intensivo de fertilizantes y pesticidas químicos – está arruinando nuestros suelos a una velocidad escalofriante, destruyendo los materiales orgánicos que contiene. Ahora, 40% de los suelos agrícolas están clasificados como “degradados” o “seriamente degradados”. De hecho, la agricultura industrial ha dañado tanto los suelos que una tercera parte de la tierra agrícola del mundo ha sido destruida en las últimas cuatro décadas.

Mientras los suelos se degradan, pierden la capacidad de retener carbono, liberándolo en grandes cantidades de CO2 hacia la atmósfera.

Sin embargo, hay una solución. Científicos y agricultores de todo el mundo están apuntando a que podemos regenerar los suelos con solo pasar de agricultura industrial hacia métodos más ecológicos – no solo fertilizantes orgánicos, si no también cero labranza, composteo y rotación de cultivos. Aquí viene la parte bella: mientras los suelos se regeneran, no solo recuperan su capacidad de retener carbono, si no que comienzan a secuestrar de forma muy activa más CO2 de la atmósfera.

"Mientras los suelos se regeneran, no solo recuperan su capacidad de retener carbono, si no que comienzan a secuestrar de forma muy activa más CO2 de la atmósfera"

La ciencia en esto es bastante emocionante. Un estudio publicado recientemente en la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos dice que la Agricultura Regenerativa puede secuestrar 3% de las emisiones globales de carbono. Un artículo en la revista Science sugiere que puede ser hasta un 15%. Y una nueva investigación del Instituto Rodale de Pensilvania, aunque no ha sido revisada, dice que las tasas de secuestro de Carbono pueden ser hasta del 40%. El mismo reporte argumenta que si aplicamos las técnicas regenerativas a todas las praderas del mundo, podríamos capturar más del 100% de las emisiones globales de Carbono. En otras palabras, la Agricultura Regenerativa puede ser nuestra mejor opción para enfriar al planeta.

A pesar de tener la evidencia de su lado, los proponentes de la Agricultura Regenerativa – como la asociación internacional de agricultores La Vía Campesina – están peleando una batalla cuesta arriba. Las corporaciones multinacionales que operan el sistema alimenticio industrial parece que tienen guerra a muerte ya que esto amenaza su monopolio – poder que se basa en semillas ligadas a fertilizantes y pesticidas químicos patentados. Ellos saben perfectamente bien que sus métodos están causando el cambio climático, pero insisten que es un mal necesario: si queremos alimentar a la creciente población mundial, no tenemos otra opción – es la única forma de asegurar grandes rendimientos.

"Saben perfectamente bien que sus métodos están causando el cambio climático, pero insisten que es un mal necesario: si queremos alimentar a la creciente población mundial, no tenemos otra opción"

Ya producimos suficiente comida para 10 billones de personas.incrementa los rendimientos mejoramiento de la fertilidad y resiliencia del suelo Los científicos saben que esto es mentira. Antes que nada, alimentar al mundo no se trata de obtener mayores rendimientos; se trata de una mejor distribución.de los cultivos a largo plazo a través del En cualquier caso, se puede argumentar que la Agricultura Regenerativa incluso contra sequías e inundaciones. Así que, mientras el calentamiento global hace más difícil la agricultura, esta también podría ser nuestra mejor apuesta para lograr nuestra seguridad alimentaria.

"Alimentar al mundo no se trata de obtener mayores rendimientos; se trata de una mejor distribución"

La batalla aquí no es solamente entre dos metodologías. Es entre dos diferentes formas de relacionarse con la tierra: una que ve el suelo como un objeto del cual se le debe obtener utilidades a cualquier costo, y la otra que lo reconoce como una interdependencia de sistemas vivos y honra los principios del balance y armonía.

A final de cuentas, esto es mas que solo suelo, se trata de algo mucho más grande. Como dijo el Papa Francisco en su encíclica, nuestra crisis ecológica actual es el síntoma de una patología cultural. “Hemos llegado a vernos como amos y maestros de la Tierra, con el derecho de saquearla a voluntad. La evidente enfermedad en el suelo, en el agua, en el aire y en las formas de vida son síntomas que reflejan la violencia presente en nuestros corazones. Hemos olvidado que nosotros mismos somos polvo de la Tierra; que respiramos su aire y recibimos vida de sus aguas”.

"Nuestra crisis ecológica actual es el síntoma de una patología cultural"

Quizá nuestros ingenieros están perdiendo el punto. El problema con la geoingeniería es que procede con la misma lógica que nos puso en este desastre: trata a la tierra como algo a ser dominado y consumido. Pero la solución al cambio climático no será encontrado en los más nuevos esquemas de vida que buscan hacer con este planeta lo que querramos. Quizá, el cambio está en algo mucho más conectado a la Tierra – una ética de cuidado y salud, comenzando con los suelos de los cuales depende nuestra existencia.

Por supuesto, la Agricultura Regenerativa no ofrece soluciones permanentes a la crisis climática; los suelos solamente pueden retener una cantidad finita de Carbono. Aún necesitamos deshacernos de los combustibles fósiles y – más importante aún – necesitamos eliminar nuestra obsesión con el crecimiento exponencial sin fin y reducir nuestra economía material para volver a entonarnos con los ciclos ecológicos. Pero quizá nos de un poco de tiempo de ponernos a actuar juntos.

[1] “August 2016 Global Temperatures Set 16th Straight Monthly Record”, weather.com, Sept. 20, 2016.

[2] “Arctic sea ice crashes to record low for June”, The Guardian, July 7, 2016.

[3] “Going beyond ‘dangerous’ climate change”, London School of Economics lecture, Feb 4, 2016.

[4] Anderson, Kevin, “Avoiding dangerous climate change demands de-growth strategies from wealthier nations”, Nov. 25, 2013.

[5] “Earth has lost 1/3 of arable land in last 40 years”, The Guardian, Dec. 2, 2015.

[6] Gattinger, Andreas, et al, “Enhanced topsoil carbon stocks under organic farming”, Proceedings of the National Academy of Science, vol. 109 no. 44.

[7] Lal, R., “Soil Carbon Sequestration Impacts on Global Climate Change and Food Security”, Science magazine, June 11, 2004.

[8] Rodale Institute, “Regenerative Organic Agriculture and Climate Change”, April 17, 2014.

[9] Altieri, Miguel et al, “We Already Grow Enough Food for 10 Billion People … and Still Can’t End Hunger”, Journal of Sustainable Agriculture, July, 2012.

Jason Hickel es un antropologo en la Escuela de Economía de London. Se especializa en globalización, finanzas, democracia, violencia y rituales y es el autor de “Democracy as Death: The Moral Order of Anti-Liberal Politics in South Africa”.

#agriculturaregenerativa #traducción #cambioclimatico

1,151 vistas

Ganaderia Regenerativa Derechos Reservados 2020