Reconocer la verdad natural nos permite descartar (mucha) ficción

Actualizado: ene 19