No copiar, clave para el éxito ganadero



No copiar, clave para el éxito ganadero

Daniel Suárez, 2021


Que levante la mano el que esté libre de pecado, en este caso el pecado es copiar. Es muy común que los ganaderos copiemos prácticas que le han dado éxito a algún compañero que conocemos del gremio, pero terminamos con resultados muy distintos a los de esa persona que tuvo éxito.


Ese fracaso sucede por muchas razones, a pesar que se haya ejecutado la tecnología a la perfección, como dice el libro. La propuesta que les quiero compartir es que en lugar de copiar tal cual, esa mentada tecnología sea primero analizada y si se acepta debe ser adaptada a nuestro propio caso. ¿Cómo y porqué?


Antes que nada, todo ganadero, como todo empresario, debe conocer todos los factores que están involucrados en su sistema de producción, en su empresa. Estos factores incluyen:


- Hidrología del terreno. ¿Cómo se comporta el agua en nuestra tierra?, ¿Cómo se mueve y hacia dónde?, ¿con cuánta agua tenemos que lidiar?, ¿almacenamientos?

- Variables climáticas. ¿Cuándo es la temporada de mas lluvia, la de menos lluvia, de mayor y menor temperatura, la de vientos más y menos fuertes?.

- Suelos. ¿Qué textura de suelos tengo (arcilla, limo y arena y sus mezclas) y en donde?, ¿Qué contenido de materia orgánica hay en nuestro suelo?, ¿degradación, erosión, deposición?.

- Vegetación. ¿Qué tipo de vegetación es la natural del sitio?, ¿condición de los pastizales, productivos o en degradación?, ¿nivel y tipo de arborización?, ¿el forraje que produzco es suficiente para la alimentación de mi ganado o debo importarlo en alguna temporada del año?

- Ganado. Nivel de adaptación del ganado, ¿tengo altos costos en alimentos y medicamentos para lograr producciones decentes con el ganado?, ¿las pariciones se concentran en alguna temporada del año específica?.

- Tipo de explotación. ¿Qué produzco?, ¿Cuál es mi objetivo productivo?.

- Infraestructura y equipo. ¿cuento con la infraestructura apropiada para la actividad que estoy realizando y/o quiero realizar?, ¿tengo los equipos básicos, y en qué estado se encuentran?,

- Mercado. ¿A quién vendo mi producto?, ¿tipo de venta, en pie, canal, empacado, leche fría o caliente, quesos, crema? ¿cuento con algún tipo de certificado?

- Finanzas. ¿Están sanas mis finanzas?, ¿deudas, cuentas por cobrar?, ¿trabajo con capital propio o financiado?

- Recurso humano. ¿Nivel de escolaridad de los empleados?, ¿capacidad de implementar nuevas tecnologías/procesos?, ¿nivel de compromiso de los empleados para con la empresa y viceversa?.

- Seguridad. ¿Qué tan segura es la zona en donde tengo la explotación?, ¿Qué tipo de inseguridad es?

- Y por último, pero lo considero el más importante, la calidad de vida. El ganadero necesita definir su concepto de calidad de vida y basado en esto deberá diseñar su proyecto productivo. Preguntas importantes que debemos responder para definir esto en nuestro proyecto son: ¿Qué tanto quiero trabajar?, ¿separación parcial de la familia? Si esto no es tomado en cuenta existe una alta probabilidad que el proyecto tenga éxito, pero que el ganadero fracase.


Necesitamos urgentemente dejar de crear proyectos TECNICAMENTE PERFECTOS y comenzar a hacer proyectos que nos apalanquen para alcanzar la calidad de vida que añoramos, proyectos perfectamente acondicionados a nuestro contexto completo, sin dejar absolutamente nada por fuera.


Por todo esto el mensaje básico…NO COPIAR.

475 vistas1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

Ganaderia Regenerativa Derechos Reservados 2020