Pastoreo Racional Voisin, la salvación de tu ganadería.


Este artículo lo escribí hace cuatro años si bien recuerdo, cuando comenzaba con el PRV y ya veía la luz al final del camino con la ganadería. Explico brevemente mi forma de entender las Cuatro Leyes Universales del Pastoreo Racional.

Si buscas resultados distintos, no sigas haciendo lo mismo

Albert Einstein.

Inicio el artículo con esta frase, porque el Pastoreo Racional Voisin exige una mente abierta para poder desechar las técnicas de la ganadería convencional de los últimos 150 años y adoptar las prácticas ganaderas que nos llevarán a convertir nuestras ganaderías en empresas sustentables. A continuación explico en que consiste esta tecnología, tan vieja y a la vez tan nueva.

El Pastoreo Racional Voisin es el sistema de producción ganadero más eficiente a base de pasto. Esta eficiencia se logra a través de la utilización de todos los conocimientos, herramientas, teorías y leyes existentes sobre la producción de forrajes y producción animal, sin dejar ningún componente fuera. Se hace un uso racional de los recursos con los que contamos para producir.

Fue André Marcel Voisin el creador de las Cuatro Leyes Universales del Pastoreo Racional. A este químico francés, le fue heredada una finca lechera llamada “Le Talou” en 1940. Fue entonces, en las siguientes dos décadas, cuando su espíritu científico lo llevó a hacer una serie de mediciones y observaciones que revolucionarían la ganadería.

Imagen 1. Curva de crecimiento de los pastos (y todas las especies de seres vivos). Adaptación de Ganadería Regenerativa.

Estas cuatro leyes, se les llama UNIVERSALES, ya que pueden ser aplicadas en cualquier parte del mundo, en cualquier clima, en donde haya crecimiento de pasturas, por mínimo que este sea. De estas cuatro leyes, dos se refieren al pasto y dos al ganado (cualquier especie). Las Leyes Universales del Pastoreo Racional son las siguientes (Pinheiro, 2011):

1.- Ley de Reposo.

“Para que un pasto cortado por el diente del animal pueda dar su máxima productividad, es necesario que, entre dos cortes sucesivos a diente, haya pasado el tiempo suficiente, que permita al pasto:

  • Almacenar en sus raíces las reservas necesarias para un inicio de rebrote vigoroso.

  • Realizar su “llamarada de crecimiento”, o gran producción de pasto por día y por hectárea.

Resumiendo, es necesario que el pasto descanse lo suficiente entre un pastoreo y otro para que la planta pueda recuperar las reservas en raíz. Estamos acostumbrados a dejar descansar el pasto según el tiempo que nos recomienda el vendedor de semillas, que pueden ser 30, 40, 50 días o menos o más. Sin embargo, y esta pregunta quisiera se la respondiera usted mismo, ¿porqué he de darle el mismo tiempo de reposo a todos los potreros (suponiendo que tienen el mismo pasto) si entre ellos hay diferencias en la fertilidad y tipo de suelo, sombreo, pendiente, retención de agua, etc., ocasionando que el desarrollo del pasto sea más lento o rápido?. ¿Y si tomamos en cuenta la temporada del año?, las diferencias son aún mayores.

2.- Ley de la Ocupación.

“El tiempo global de ocupación de una parcela debe ser lo suficientemente corto como para que un pasto cortado a diente el primer día (o al comienzo) de la ocupación, no sea cortado nuevamente por el diente de los animales, antes de que estos dejen la parcela.”

Esto no significa que tengamos que estar cuidando que una vaca no coma la planta que la vaca anterior acaba de comer. Se refiere a que la ocupación no sea tan larga que permita a las vacas (o cualquier otro animal pastoreado) corte el rebrote del pasto.

Aquí se liga con la Ley del Reposo, el pasto estaría siendo cortado antes de haber recuperado sus reservas y haber logrado la “llamarada de crecimiento”, debilitando cada vez las plantas hasta llegar al punto en que los ganaderos decimos “mi potrero ya no rinde” y nos vemos obligados a sembrar de nuevo, actividad para nada barata.

3.- Ley de los Rendimientos Máximos.

“Es necesario ayudar a los animales con exigencias alimenticias más elevadas para que puedan cosechar la mayor cantidad de pasto, y para que éste sea de la mejor calidad posible”.

Esta es la ley universal que nos dice que el ser humano tiene que decidir donde pastorean los animales. Nosotros como ganaderos, tomando en cuenta las dos primeras leyes, sabremos en que parte de nuestro rancho se encuentra el mejor pasto en cuanto a cantidad y calidad se refiere.

Con esta ley universal, se rompe la rotación “secuencial” que se sigue cuando hacemos Pastoreo Rotacional, ya que como vimos en la Ley de Reposo, los potreros no alcanzarán su “Punto Óptimo de Reposo” al mismo tiempo. Esto nos obliga a buscar en nuestros potreros cual es el mejor ese día, para que nuestros animales sean conducidos a pastorearlo.

También de esta tercera ley se desprende la famosa práctica llamada "despunte y repaso", en la cual el 30% (jamás más de eso) con mayor requerimiento nutricional del lote entra primero a despuntar un potrero, a comer lo mejor para obtener mejores rendimientos. El otro 70% entra despues a "repasar". De esta práctica hablaremos en otro artículo.

4.- Ley del Rendimiento Regular.

“Para que una vaca pueda dar rendimientos regulares es necesario que no permanezca más de tres días en una misma parcela. Los rendimientos serán máximos, si la vaca no permanece más de un día en una misma parcela”.

Primero aclaremos que por “regular” Voisin se refiere a rendimiento “estable”. Les pongo este escenario, y que levante la mano el que no le haya pasado esto: metemos nuestras vacas lecheras a un potrero nuevo, al siguiente día la cosecha de leche es espectacular y somos felices. Conforme van pasando los días y las vacas están en ese mismo potrero, la producción de leche va disminuyendo. Ya cuando la producción ha bajado demasiado, decidimos que tenemos que cambiarlas de potrero porque con esa cantidad de leche no pagamos ni el sueldo de los empleados, y el potrero se queda con mucho forraje aún. Por fin las cambiamos de potrero y la historia se repite. Ahora si, ¿qué ganadero no ha pasado por esta experiencia?.

Si metemos nuestros animales a un potrero nuevo cada día, nuestra producción de leche será estable, el sueño de todo ganadero lechero. Pongo el ejemplo de la leche porque es la forma en que podemos ver este efecto con más facilidad. Sin embargo, pasa exactamente lo mismo con la ganancia de peso de nuestros becerros o novillos; los primeros días ganan 1.2 kg/día y al final, si nos va bien, ganarán 200 g/día.

Estas son las leyes que deben regir en todo tipo de pastoreo, para que obtengamos los mayores rendimientos de nuestros pastos y animales. Una vez que entendamos y apliquemos estas leyes, nos olvidaremos de los potreros cansados, esos potreros que ya no rinden y nos obligan a buscar forrajes y suplementos externos, incrementando nuestro costo de producción y sacrificando las utilidades de la empresa ganadera.

#voisin #prv #leyesuniversales #ganado

3,440 vistas

Ganaderia Regenerativa Derechos Reservados 2019