El Ganado y el Pasto

El ganado y el pasto – Ana Maria Primavesi

Primero, el ganado busca las plantas que más le gusta y se las come. Cuando se acaba, la otra vegetación ya se ha vuelto más fibrosa y las vacas no les gusta más, entonces se comen los rebrote y el segundo rebrote de las plantas que ya comieron por primera vez hasta que exterminan estas plantas.

Las plantas fibrosas las evitan y estas florecen y se multiplican libremente. El Pasto "sucio"... ahora viene el ganadero y quema el pasto para limpiarlo. Se mueren todas las plantas que se propagan por estolones y todas las que no pueden proteger lo suficiente su punto vegetativo. Lo que queda y se multiplica son las hierbas fibrosas como barba de chivo, pelo de cerdo y similares que se recuperan rápidamente después del fuego y que ya semillaron cuando viene el próximo incendio. "Pasto nativo no sirve", dicen.

Pero el pasto nativo es lo mejor que pueden ofrecer al ganado, solamente no pueden dejar el ganado seleccionar y destruir las plantas buenas ni el dueño puede hacer la limpieza con el fuego.

El pastizal no es orgánico solo por evitar utilizar fertilizantes químicos o defensivos para matar las plagas. El pasto es orgánico cuando:

- es nativo

- posee una vegetación la más variada posible, incluido el 20 % de leguminosas

- cuando ofrece sombra para el ganado para descansar y socializar

- Cuando existe un bebedero con agua limpia en un radio no mayor de 300 a 400 metros

- cuando el pasto es manejado en rotación

- y cuando no se usan agroquímicos en pastos y ganado.


Existe la opinión de que pasto plantado, por estar en los primeros años más grande y frondoso, es superior al pasto nativo. Pero como solo tienes una especie forrajera y esta tiene su composición mineral, muchos minerales faltan o existen en cantidad menor.

Tampoco existen plantas que estimulan el apetito del ganado ni plantas con minerales más raros para las vacas, de vez en cuando, buscan para abastecerse.

Y como pastos plantados, muchas veces, siguen en rotación con agricultura porque allí el pasto aprovecha los abonos y encalado dado al campo agrícola, no es raro que una deficiencia grave de un micronutriente como después de una fertilización pesada con fósforo (porque falta el Zinc, que a su vez provoca problemas con el magnesio) o de potasio (porque falta boro) o de un encalado fuerte(falta manganeso, que baja la fertilidad en animales).


Sea consciente: en pasto plantado puede existir más forraje, pero menos variación y más problemas de salud en el ganado. Pero después de unos años de labranza, el suelo puede estar bien fertilizado pero generalmente está compactado y especialmente el fósforo desaparece en estos suelos, de modo que el ganado sufre su carencia que induce al apetito pervertido.


Muchas veces, especialmente en las gramíneas de mayor tamaño, sobre mucho pasto en la época de lluvias y el ganadero deja el pasto en el campo pensando que tiene "heno en pie". Pero heno en pie no existe porque en la medida que la planta se madura, vuelven los nutrientes para el suelo y las proteínas se descomponen. Lo que queda en el campo es solo paja pura y sin ningún valor nutritivo.


Ya en pasto nativo bien tratado se necesitan pocos suplementos. Si el pastizal nativo es poco diversificado, es importante establecer alguna leguminosa que, sin embargo, tiene que crecer primero para que el ganado no lo destruya.

En Brasil, el ganado vacuno necesita sales minerales - prohibidos por la ifoam (Federación de agricultura orgánica mundial) en todos los demás países menos en Brasil – ya que el animal más grande que vivía aquí era la danta o tapir. También la sal simple es importante especialmente en las zonas más secas y en la amazonia donde las vacas pueden morir después de parir por falta de cloro.

1262 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo