¿Y si le damos un masaje al suelo?